El branding que suma

La complejidad de construir una marca desde cero no es moco de pavo. 

En esencia, se podría decir que branding es la forma en que un producto o servicio vive en los corazones y las mentes de sus clientes. Dicho de esta forma, el discurso está lleno de intangibles.

Sabiendo esto, desde el punto de vista del creativo de una agencia, el reto puede ser mayúsculo porque implica diversas disciplinas y tareas a realizar de distinta indole.

Con la intención de crear una percepción, positiva y solida por parte de la mente de los consumidores y por lo tanto impactar en la mente y corazón de los futuros clientes, hay que gestionar un conjunto de acciones que implican posicionamiento, propósito y valores de marca para crear conexiones conscientes e inconscientes que influyan en las personas, todo esto mucho antes de ponerse a diseñar.

El branding, sobre todo, implica conocimiento. Conocer en profundidad la empresa, sus valores, sus objetivos y conocer la competencia en profundidad también.

Con todo este conocimiento es cuando de verdad puedes empezar el proceso creativo que te puede llevar crear una marcar estéticamente coherente con todo ese conocimiento adquirido y sobre todo con un propósito.

«No buscamos generar lógica ni sentido común,
buscamos generar sentimientos» Madstudio.